lunes, 8 de marzo de 2010

Maravillas Leal


Aquella mañana Maravillas comprendió que ya había visto suficiente. A sus 20 años creía que continuar aquí no le aportaba nada nuevo. Se bañó, se pintó y se puso su mejor vestido. Frente al espejo se vio hermosa. Nunca quiso llevar una vida corriente, pero nada salió como soñó. Suicidarse era una bella manera de redimirse de la vulgaridad de su existencia. Sin titubear tomó el vaso y lo apuró de un trago. Ahora sólo tocaba esperar. El 13-9-1884 llegó su momento de gloria. Maravillas Leal tuvo el "honor" de ser la primera persona enterrada en el Cementerio Civil.

13 comentarios:

  1. Mira, con ese nombre...pues no me extraña que se fuera. Qué manera de contar sobre la primera "inquilina", me ha encantado

    ResponderEliminar
  2. Dudoso honor, pero honor al fin y al cabo...

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Miguel!

    Y se enterró en el civil porque se había suicidado, ¿no?

    Un acto que se repite, a veces demasiado.

    ¡Un fuerte abrazo!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  4. La gente hace lo que sea por conseguir que lo recuerden eternamente... incluso morir antes.

    ResponderEliminar
  5. Efectivamente, Maravillas Leal González fue enterrada en el Civil porque se suicidó.

    Desde luego no creop que lo hiciera pensando en la notoriedad que alcanzaría, pero así es como sucedió.

    Saludos

    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Es un honor un tanto triste pero gracias a tí ahora se la puede recordar, seguro que ella no se lo esperaba cuando decidió irse
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Estoy con Didac, con ese nombre, habría algo de predestinación.

    ResponderEliminar
  8. Estábamos dando un paseo y descubrimos tu blog. Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA correspondiente al domingo 14 de marzo de 2010 en No sin mi cámara por los contenidos y matices. Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales.
    Vamos, que nos ha gustado mucho y hemos querido acercarnos a ti.
    Puedes colgar el Premio voluntariamente en tu blog.
    Ya formas parte de la Orden del Stultifer de Oro.
    Y si tienes una escalera, mándanosla a edusiete@gmail.com y la publicamos inventándonos una historia.

    ResponderEliminar
  9. Y si las cuentas... es un premio concedido en 99 palabras.

    ResponderEliminar
  10. Pues para mí es todo un honor recibir este galardón, y más teniendo en cuenta de quien viene.

    Además se agradece que encima haya estado concedido en 99 palabras.

    Saludos Stultifer

    ResponderEliminar
  11. Si ese era su deso me parece muy bien. Además el Cementerio Civil me parece muy bonito.
    Enhorabuena por tu premio.
    Besos, Miguel.

    ResponderEliminar
  12. Buenas Miguel, tocayo.
    Verás, me parece apasionante la historia de esta chica, más allá del morbo que pueda tener su muerte. El caso es que me gustaría conocer un poco más sobre su existencia, o en cualquier caso datos de la vida que se hacía en el Madrid de ese siglo XIX. Me encantaría saber si pudieras indicarme donde dirigirme para encontrar más información sobre ella, o por lo menos saber como era la vida en el Madrid de esos años.
    Quiero grabar un cortometraje haciendole un pequeño homenaje; pero ojo, sobre su vida, no sobre su muerte.
    Gracias.
    Si puedes indicarme a dónde dirigirme o decirme más datos: plusur@hotmail.com

    ResponderEliminar
  13. Se agradece Irene

    Anónimo la verdad es que no dispongo de más información sobre Maravillas Leal. Estuve buscando en su momento y sólo pude sacar cuatro detalles que son los que me sirvieron para imaginarme esta historia. Saludos y suerte con el corto.

    ResponderEliminar