miércoles, 27 de febrero de 2019

Ángel caído


Las alas de plástico que le regalaron en la catequesis servían para volar, comulgar pasaportaba al cielo y la confesión diluía los pecados. Cada domingo acudía a misa, vestido como un ángel; cada mañana, al levantarse se persignaba y besaba la estampita con la que dormía. Creció con la ilusión de conocer al Señor, hasta que su guía espiritual le enseñó caminos desconocidos para alcanzarlo y sus sueños desaparecieron. Hoy, cada madrugada, antes de que Madrid despierte, se dirige al Retiro. Allí se desnuda, se embadurna de pintura y sube a un pedestal para que los curiosos lo fotografíen.

2 comentarios:

  1. Durísimo post. Así desnudo, a la vista de todos. Desnudo ante el mar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Misteriosos y oscuros, son los caminos del...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...