lunes, 2 de febrero de 2015

Hechizado


Nació un domingo de noviembre y algunos de los que asistieron al parto contaban a escondidas que asustaba de feo. Le bautizaron como Carlos. Una alteración cromosómica le dejó con infertilidad, disfunción testicular, hipogenitalismo… Su padre se llamaba Felipe. Escoliosis, bronquitis y diabetes le acompañarían para siempre. Su madre se llamaba Mariana. En la época en que nació los niños débiles de salud tenían poco futuro, pero a él le amamantaron catorce amas de cría distintas hasta los cuatro años. Justo a esa edad le pusieron un dos en números romanos, detrás de su nombre, y le nombraron rey.


1 comentario:

  1. Nunca entendí muy bien eso de los reyes... sobre todo de los que siguen hoy día.

    ResponderEliminar

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...