lunes, 26 de enero de 2015

Último deseo


Cuando escucha esa voz enérgica, dirigiéndose a él, los recuerdos se le amontonan: las noches de Reyes en vela para ser el primero en comprobar si le habían traído lo que había pedido; aquellas Nocheviejas en las que suplicaba que el año entrante fuera benévolo para que su familia recolectara lo suficiente para subsistir otro año; las madrugadas compitiendo con las estrellas fugaces para que su compañera de clase se fijara en él… Todos esos momentos desaparecen cuando esa voz le devuelve a la realidad. Entonces decide cambiar su deseo por un escupitajo hacia los fusiles que le apuntan.


4 comentarios:

  1. Muy duro, muy crudo, muy tuyo. Y muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy nuevo bloggero, me gusta tu blog. He leído este microrrelato y el anterior, muy buenos ambos, me quedo como seguidor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Cuando es asco es sangre en la garganta. y el miedo manchas en el pantalón...los recuerdos hacen cruces extraños con la realidad.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito y sorprendente final. Me ha gusado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar