miércoles, 12 de noviembre de 2014

Para toda la vida


Justino era un hombre de palabra, de los que se visten por los pies. Por eso cuando supo que Salomé le engañaba, y que su infidelidad era conocida por todo el mundo, el “hasta que la muerte os separe” se convirtió en una losa demasiado pesada. Sabía que nunca volvería a ser feliz pero su palabra era lo primero. Tras darle muchas vueltas redactó un nuevo testamento en el que dispuso que cuando falleciera le enterraran lo más lejos posible de ella. Se aseguró así, sin faltar a sus principios, el vivir toda la muerte separado de su mujer.


2 comentarios:

  1. me pareció una jocosa manera de cumplir su palabra...tras la infidelidad de ella.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  2. Uff muy negro. Me gusta como lo llevaste y la duda que dejas.

    ResponderEliminar