viernes, 25 de octubre de 2013

Instantes

La foto está tomada de Internet

Sus miradas tiernas eran para la chica, con cara de niña mala, que cada mañana viajaba frente a él en el metro. Sus palabras cálidas las guardaba para su compañera de trabajo, una de esas mujeres que harían perder la cabeza a cualquiera. Los whatsapp más picantes siempre iban dirigidos a la novia de su mejor amigo, y la camarera del bar donde comía a diario era la receptora de sus besos más apasionados. Al llegar a casa se sentaba con su mujer frente al televisor y recordaba que los mejores momentos del pasado siempre estaban relacionados con ella.


viernes, 18 de octubre de 2013

Escrito de negro



(El siguiente microrrelato está inspirado en la fotografía que acompaña a esta entrada. Se trata del reto “Viernes creativo” del blog “Escribe fino”)

Tras meses de búsqueda el asesino en serie de escritores, incapaz de absorber el talento de su última víctima, decidió entregarse. Sin remordimiento alguno, relató a los agentes cómo fue cortándole los dedos al Nobel de Literatura siguiendo su ritual macabro. Pero esta vez, tras el tercero, comprendió que algo no iba bien. Supuso que sería zurdo y cambió de mano. Le amputó dos más, pero siguió sin sentir nada. Entonces supo la verdad. Mientras que la policía sigue sin explicarse por qué le dejó vivir, el escritor se recupera del trauma sin importarle el no poder escribir más. 


P.D. "Última cena" es mi último microrrelato publicado "Entre vueltas de tuerca"



viernes, 11 de octubre de 2013

Racionando el hambre

(La foto está tomada en la Plaza de las Descalzas)

Hace una semana volvieron a recogerle moribundo del banco donde suele dormir. Aunque esta vez no fue por ansiedad, ni frío, ni tan siquiera por el vino peleón. En el hospital le han mimado, le han quitado la roña que ya era como su segunda piel y sus barbas a lo Valle-Inclán, pero sobre todo el hambre. Ayer, al darle el alta, le han dado mil recomendaciones y han insistido en lo de hacer tres comidas diarias. Él, resignado, ha prometido intentarlo. Hoy, ha dividido en tres partes el café y el bollo que ha mendigado para el desayuno.


lunes, 7 de octubre de 2013

Navegando por tu cuerpo


(El siguiente microrrelato está inspirado en la fotografía que acompaña a esta entrada. 

Solo hace dos horas que sé que existes y ya necesito tomarte. Sin necesidad de vientos, ni velas, mi lengua se lanza a navegar por tu cuerpo surcando tu boca, tu cuello, tus pechos, tu ombligo… Desprovisto de arneses conquisto tus caderas, desciendo despacio hasta tus muslos, continúo por tus pantorrillas y termino por atracar en tus pies… Justo ahí detienes mi travesía y me pides que cambie de rumbo. Entonces me guías hasta tu puerto y yo viro, ajusto mi timón y me hundo entre tus piernas para comenzar un nuevo viaje que quién sabe qué nos deparará.

P.D. "Premonición o pesadilla" es mi último microrrelato publicado "Entre vueltas de tuerca"