jueves, 12 de abril de 2012

Suplicante


En el colegio el profesor fue incapaz de aprenderse su nombre. Trabajaba de funcionario en un despacho que no visitaba nadie y realizaba unas tareas que nunca supo para qué servían. No se casó, no tuvo hijos, ni amistades con las que amenizar sus muchos ratos libres. Un día decidió no declarar más a Hacienda; después dejó de pagar luz, agua, teléfono, gas,… No pasó nada. Una tarde su paciencia se desbordó, salió a la calle y soltó un grito desgarrador: “¡Estoy aquí!” Al instante escuchó un trueno. No pudo completar su sonrisa: un rayo le partió en dos.

P.D. En esta ocasión la fotografía que acompaña al microrrelato no es mía, está tomada de Internet.

15 comentarios:

  1. Me gusta esta súplica. El ninguneo es uno de los mayores enemigos de la autoestima. Por lo menos a tu protagonista le salvó el rayo.
    P.D.- Lo de Hacienda no es creíble. (jeje)Me sale como palabra clave: Esopo, pues eso

    ResponderEliminar
  2. Reflejas una soledad absoluta. Que no le importes a nadie tiene que ser terrible.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Al menos el rayo le dio el reconocimiento que quería... seguro que después de eso un montón de gente se agolpó a su alrededor.
    Abrazos

    PD: Miguel, no reconozco tu relato del concurso, se ha empeñado todo el mundo en imitarte ;)

    ResponderEliminar
  4. Un relato tremendo y sin embargo irónico. Tal vez alguien se acordó del protagonista solo para desearle: "que le parta un rayo" La soledad es la definición de lo infinito.

    ResponderEliminar
  5. Con pocas palabras consigues dibujar al ser que pasa sin pena ni gloria para terminar, de manera irónica, elegido entre todos. Me ha gustado como lo haces.

    ResponderEliminar
  6. Tiene lógica el relato.
    El hombre acumuló tanta carga negativa a lo largo de su vida, que la física solo cumplió con el objetivo de unir esa carga a las positivas de la nube.
    Hay muchos de esos pararrayos ambulantes.
    Muy buen micro, Miguel.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Joder vaya cenizo ¿no? jeje no sé por un lado me sacó una sonrisa para luego desembocar en una pena por el protagonista. Ayss

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué triste ser un don nadie! La soledad en grado superlativo.
    Desgarrador micro, Miguel.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, mientras lo partía el rayo, por lo menos éste tuvo que estar pendiente de él. Muy bueno, Miguel. Entré para recordar las bases y... un gustazo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Por fin alguien le escuchó...
    Tal vez la naturaleza que si le escuchaba quiso darle un toquecito, y se le fué la mano en el intento de saludarle.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  11. Atroz desenlace de una vida tan anodina...
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Con todo lo del concurso llevo tiempo sin decir nada sobre vuestros comentarios, pero no me pierdo ni uno.

    Gracias por seguir aquí.

    Besos para todos.

    ResponderEliminar
  13. Bueno al final el rayo le hizo justicia, seguro que saldría en la noticias, seguro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Ah! pues no sabía que el resto de fotografías fueran tuyas. Desde ahora las miraré con más atención.

    Esta historia me recuerda un poco a la del funcionario alemán del fin de semana : no sé cuántos años sin hacer nada, y nadie se hubiese dado cuenta si no lo hubiese contado por carta. Ja,ja, a tu pobre prota lo parte un rayo.

    Me ha gustado Miguel, recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Así acaba la mayoría, siendo un número incorporeo en varias estadísticas.

    ResponderEliminar