miércoles, 21 de marzo de 2012

Casi un pájaro



Siempre le fascinó ver volar a los pájaros, por eso cada diciembre escribía la misma carta: “Queridos Reyes Magos, deseo tener alas”. Pero o no le entendían o no querían escucharle, y los años pasaron, los Reyes no volvieron y su sueño se esfumó. Ayer al levantarse se sintió extraño. Al tocarse la espalda notó algo suave y descubrió dos hermosas alas. Agitó los brazos y se movieron. Subió a la azotea, volvió a batirlas, se asomó al vacío y dio media vuelta. Ya sabía qué se sentía al tener alas; la sensación de volar quedaría para otra ocasión.


P.D. En esta ocasión la imagen que acompaña al microrrelato no es mía, sino de Sara Lew, escritora e ilustradora, y responsable del blog "Microrrelatos ilustrados". Sara ha tenido el detalle de ceder cinco de sus ilustraciones para los ganadores del concurso "En 99 palabras", y la ilustración que acompaña esta entrada es la que le corresponderá al ganador. 
Si eres uno de los que aún no conoce de qué va el concurso, aquí te dejo las bases:
http://concursoen99palabras.blogspot.com/2012/03/primer-concurso-de-microrrelatos-en.html



17 comentarios:

  1. Una maravilla, todo un premio lograr esa ilustración.
    Ánimo con el concurso, una bella locura en la que te has metido.

    ResponderEliminar
  2. Esto se está poniendo interesante...Pronto nos dirás cuantos han concurrido con 99palabras...

    Me ha encantado tu relato, las peticiones a los Magos siempre sorprenden y, si te las conceden más que más...

    Besicos Fernando.
    Nos vemos en las ventanas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Madre mía te he llamado Fernando!,je,je..
    Perdón, Miguel. Hoy no es mi día.

    Más besicos

    ResponderEliminar
  4. A veces, cuando se cumplen nuestros sueños, no son lo que esperábamos. Bellísima ilustración. ESto se está poniendo interesante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Se decidirá a la próxima?
    ¡Qué buen micro, Miguel!
    Y la ilustración de Sara, un lujazo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Miguel, los deseos hay que consumarlos paso a paso, no todos de golpe. Me parece bien que deje el vuelo para más adelante, primero debe disfrutar de su nueva condición de pájaro.

    Muy buena ilustración de Sara Lew, como la mayoría de las que dibuja.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Miguel, tu micro es evocador, en términos absolutos. ¿Quién no deseó tener alas en algún momento de su vida?

    El cierre magistral, por el mismo motivo. ¿Quién se imaginó tener alas y postergar el vuelo?

    La ilustración de Sara Lew es hermosa. Si esto sigue así, habrá quién prefiera ganar el 99palabras antes que el Planeta.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Una ilustración espectacular y un micro con un final de alguna forma inesperado.

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por el texto y la acogida de tu iniciativa. La ilustración, como dice Elysa, espectacular.

    Un saludo a todos,

    D.

    ResponderEliminar
  10. Hay que pensar lo que se desea pues quizá no sea lo que buscábamos, o algo así.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el micro, Miguel. Ese sí que ha sido un final inesperado. Desear algo es fácil; llevarlo a cabo requiere mucha valentía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy realista el micro... por mucho que tenga alas, el miedo a volar no se va de la noche a la mañana.
    Estupendo!! y la ilustración de Sara genial!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que has conseguido una buena forma de transmitir aquello que se desea mucho. Dosificarlo para saborearlo despacio, sin prisas. Por otro lado también se puede dejar intuir un cierto miedo, tal vez a descubrir de golpe todo lo que se nos ofrece y pierda el encanto que creíamos que tenía.
    En todo caso muy ocurrente e imaginativo, y el desenlace, como siempre, genial.

    ResponderEliminar
  14. Lo de las nuevas sensaciones, a veces es un proceso que ha de fermentarse despacio. La ilustración de Sara es muy chula, dejaré aquí, si no te importa mi saga de leyendas que fui inventando para algunas de sus ilustraciones : http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com.es/search/label/Instant%C3%A1neas%20de%20Sara
    incluida la "leyenda del hombre pájaro."-.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Tener alas, sueño de muchos,.todos buscamos en ello la ansiada libertad, eso dicen.
    Casualmente te he descubierto y ha sido un placer, un saludo desde Tenerife y te dejo el enlace de mi blog, creado hace poco, por si queres volar por otros lugares.
    http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  16. Un relato en su justo deseo. Me gusta ese chispazo de humor con el que relatas la ilustración de Sara. Me da la sensación de que con estos regalos lo importante ya no es participar, habrá que ira a ganar.

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho el final, pero me queda la curiosidad de si, alguna vez, se atreverá a volar.
    He tardado más de un mes en llegar a tu blog, pero es que acuatroletras se tarda mucho. Creo que también tendré que pedirme unas alas.
    Un beso

    ResponderEliminar