lunes, 22 de agosto de 2011

Vuelta a Madrid

Tras un frenético transbordo Renfe-Metro he entrado de nuevo en su juego. Si al llegar las vacaciones necesito unos días para olvidarme de las prisas, al volver no hace falta adaptación. Transitar un día por sus calles sobra para familiarizarte con cláxones, atascos, empujones, colas,…

Aún hay una opción para sobrevivir: recorrer la ciudad cuando se despereza. Decido ir andando al trabajo y observo a la gente caminando somnolienta, repartidores autómatas, cierres bostezando, bares humeando café, e incluso el canto de los pájaros. Este es el otro Madrid que consigue compensar en parte todo lo que vendrá después.

14 comentarios:

  1. Poco a poco, vamos regresando todos a la rutina. Valor y positivismo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Que sea leve el retorno!!!!
    Saludillos

    ResponderEliminar
  3. Madrid es bonito un día de Agosto, a las cuatro de la mañana. El resto del tiempo es útil.
    Abrazos con pesadumbre,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  4. Hay que encontrar la parte buena a la vuelta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. todas las ciudades son lindas cuando se desperezan. Saludos van!

    ResponderEliminar
  6. No viví nunca en una ciudad, pero tengo despertado en ellas ... la verdad me agobian. !Soy de pueblo!
    Bicos y para adelante.

    ResponderEliminar
  7. ¿No dicen que Madrid no duerme?. Yo me sigo quedando en provincias. Donde el aire es respirable y se puede caminar sin correr.

    ResponderEliminar
  8. Javier Domingo habrá que tomarse las cosas así porque si no, a ver quien aguanta hasta las próximas vacaciones.

    Gracias Puck, poco a poco iré intentado aterrizar y ponerme al día con todo.

    Pablo Gonz esta mañana, aprovechando que mi horario ahora es un poco más reducido, me he acercado al trabajo andando un buen trecho, y te aseguro que se disfruta a esas horas de Madrid.

    Saludos para todos. Disculpad por la tardanza en la respuesta a vuestros comentarios pero como ya he dicho estoy aún "empanao"

    ResponderEliminar
  9. Elysa de eso se trata. Si no, luego aparecen los síndromes post vacacionales y demás. Por suerte a mí nunca me entraron.

    Sandra Montelpare seguro que sí. Si en una ciudad tan grande como Madrid sucede estoy convencido de que en lugares más recogidos será aún mejor.

    Carmela tampoco te has perdido nada. Seguro que cuando lleve por aquí diez o doce días estoy harto de Madrid y deseando perderme por cualquier pueblecito.

    Besos para todos. Un placer leer vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Cybrghost quédate donde estás. Como ya le he dicho antes a Carmela seguro que ahí disfrutarás tanto o más que si estuvieras aquí. Sin duda.

    Saludos.

    ----------------

    Por cierto este microrrelato realmente no lo he escrito este verano sino el pasado, pero creo que sigue estando vigente. De hecho apareció en el libro que autopubliqué en Bubok.

    Os dejo el enlace por si acaso alguno aún no lo conoce.
    http://en99palabras.blogspot.com/2011/01/te-ofrezco-un-buen-regalo-de-reyes.html

    ResponderEliminar
  11. Qué morro, volver cuando se han marchado la mayoría de los peregrinos. :)
    Eso no lo compensa nada de lo que vendrá después...

    (y la verificación de palabra me dice "alarma")

    ResponderEliminar
  12. Vagamundo jajaja. Salió así, sin planearlo, pero es cierto que me he librado de un tostón bastante serio (con todo el respeto para aquellos a los que no les parezca así). Todo lo que venga a partir de ahora no podrá superarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. La foto es extraordinaria, todas esas vías solitarias llegando a la estación...¡Muy buena!

    ResponderEliminar
  14. Gracias Hoteles Baratos Está tomada en la calle Francisco José Jiménez Jiménez Martín. Se trata de las cocheras del Metro que hay situadas allí. A muy pocos metros viví durante unos cuantos años.

    Saludos.

    ResponderEliminar