lunes, 17 de mayo de 2010

La Cuerda de Dios


La mujer de la foto sonreía, y sin embargo su aspecto no podía ser más desolador. Fracturas, sangre y moretones se repartían equitativamente por su anatomía, y pese a ello una mueca alegre se dibujaba en su rostro. Llevaba años soportando aquel infierno, y aunque esta vez casi engrosa la lista de mujeres muertas a manos de sus parejas, era feliz.

Para comprender esta paradoja había que leer el texto que acompañaba a la foto: "Varón de 45 años agrede brutalmente a su esposa, y decide suicidarse una vez que la da por muerta".

Dios aprieta, pero no ahoga.

24 comentarios:

  1. ¿Y que esto se tenga que ver como una liberación?, no veo el fin a estos episodios.

    Miguel

    ResponderEliminar
  2. hostia...cada lunes me asustas más...

    ResponderEliminar
  3. No hubo suerte en el concurso, ¿verdad?

    Estoy de acuerdo con Didac. Cada día más duro.

    El relato está bien escrito pero has tenido que dar muchas explicaciones para el desenlace.
    Me ha llamado la atención la palabra "equitativamente"

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Está la cosa difícil en el concurso. ¿Hubo suerte? Tu relato está bien (aunque deduzco que muchos de los participantes llevaron su relato por caminos similares al tuyo) pero es damasiado duro para ese concurso, que creo que valoran cosas más políticamente correctas y alegres.

    Un saludo, Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Primero suicidarse y después asesinar, ése es el orden correcto que deberían seguir los maltratadores y las MALTRATADORAS (que haberlas, haylas).
    Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Miguel a pesar de lo que se pueda creer, por desgracia el fin no está cerca.

    Didac no es mi intención, jaja. Me salen así. Cualquier día de éstos lo dulcificaré.

    Torcuato no la hubo, no. Es posible que sobre alguna explicación como bien dices. en cuanto a lo de la palabra "equitativamente" existir existe, otra cosa es que la haya utilizado bien en ese contexto.

    Victor he participado en cinco o seis y hasta ahora nada de nada. Sé que hay mucha competencia, y muy buena, así que está la cosa negra.

    Dyhego completamente de acuerdo contigo. A ver si toman nota y se aplican el cuento.

    Saludos, y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  7. ESTOY de acuerdo con Torcuato y Víctor: las explicaciones y la "crudeza" -ojalá quedara fuera la moral en la liteartura- lo hacen difícil para el concurso.

    Me gusta, aunque le quitaría lo de "Dios..."

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado... y no puedo evitar verlo como un final feliz.

    ResponderEliminar
  9. Hola Miguel,

    en cuanto al relato de hoy, decir, si se me permite, que me gusta la idea y me gusta cómo está contado, pero coincido con las opiniones anteriores en que está demasiado explicado.

    Pese a ello, mi enhorabuena y desearte suerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Baizábal desconozco cuál es el criterio que siguen pero yo no hago laws historias pensando en ellos. Quizás por eso nunca llego a ningún sitio.

    hm el final es feliz, por supuesto. Ojalá siempre fuera así.

    Bolboreta veo que es mayoritaria la opinión sobre el final así que está claro que para un futuro tendré que hacer otra versión del relato.

    Se agradecen todas vuestras sugerencias

    Saludos y gracias por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  11. A veces aprieta más de la cuenta. Muy bueno lo del periódico.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  12. Detrás de cada cifra y de cada foto del periódico hay una historia humana no tan fría como las cifras y las fotos del periódico.

    ResponderEliminar
  13. Muere mientras dormía de un paro cardíaco (ella sonríe satisfecha ) así lo han determinado los médicos del ambulatorio , no hace falta autopsia ...

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Adivín Serafín apretar está claro que aprieta, y com otú dices más de una vez se pasa.

    Manuespada y cuando lo leemos pensamos que sólo son eso, cifras, y sin embargo detrás de cada una de ellas hay una historia truculenta.

    Eloise Kelly buena forma de rematar la historia. Bienvenida a este rincón.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bueno! ¿Duro? Sí, pero más dura es la realidad.
    Me gustó. Mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Qué fina es a veces la línea entre las buenas y las malas noticias. Que este tema deje de ser rutina periodística es uno de mis deseos más repetidos. Besicos!!

    ResponderEliminar
  17. Pero podría haber ahogado, o dejar que la ahogase... Creo que no debemos dejar en manos de las alturas lo que deberíamos ser capaces de solucionar por nosotros mismos. No digo que la mujer maltratada (o el hombre, que también lo hay) deba solucionarse sola o sólo sus problemas de maltrato, que a veces (demasiadas) no tienen la mente lo suficientemente lúcida y clara para tomar decisiones, pero sí digo que la sociedad entera debe asumir este problema como propio y hacer todo lo necesario para erradicarlo.

    Un saludo, Miguel

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena por tu blog, lo he conocido gracias a la blogoteca y me ha gustado. Saludos musicales desde www.laslfautasdepan.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. Niño Cactus la historia sucede por desgracia casi todos los meses.

    Thedarksunrise en efecto malas noticias acompañadas de las buenmas, menos para él. Ojalá se cumpla lo que dices.

    Novicia Dalila no todo el mundo es capaz de solucionar por él mismo esas situaciones así que, por desgracia, deben dejarlo a manos de la suerte.

    La Flauta de Pan gracias por tus palabras. Espero verte por aquí de nuevo.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  20. Para que luego digan que una imagen vale más que mil palabras....
    Yo siempre lo pienso, que deberían suicidarse antes de ponerse a matarlas....

    ResponderEliminar
  21. Creo q tenemos un texto q comienza igual, creo q hasta por la red las personas nos cruzamos para darle algún sentido, nuestros textos se han cruzado, con significados diferentes, pero un fin común.
    Gracias

    ResponderEliminar
  22. Virginia ése es el orden correcto: primero suicidarse y luego si pueden que intenten lo demás.

    Su es lo que tiene este mundillo que une y desune a su antojo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Descansaron los dos, aunque sólo se lo mereciara ella.
    Un beso, Miguel.

    ResponderEliminar
  24. Irene de eso no hay duda. Los dos descansaron, aunque cada uno a su manera. Ojalá siempre fueona así estos descansos eternos.

    Besos

    ResponderEliminar