jueves, 8 de junio de 2017

Fútbol negocio


En cuanto el árbitro pita el inicio del partido, el equipo contrario cuelga el balón al área pillando descolocada a nuestra defensa. Diez segundos y ya perdemos. Al sacar de centro nuestro jugador franquicia caracolea varias veces. Retrasa el balón justo a la zona donde espera la estrella rival que, ante la pasividad del portero, anota el segundo. El marcador señala al descanso un bochornoso 8-0, al terminar un humillante 11-0. De regreso nadie duerme en el autocar: unos avergonzados, otros eufóricos. Lejos de allí solo discrepan en la bebida: en Italia brindan con grappa, en China con Baijiu.

1 comentario:

  1. Mientras continúe generando dinero para algunos, los otros seguiremos mirándolo por la tv...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...