martes, 20 de septiembre de 2016

Sanguijuelas


De madrugada se reparten al azar, muletas, cojeras, cabestrillos, cartones repletos de faltas de ortografía y cojines para las nuevas embarazadas. Durante el día hay quienes mendigan vagando por la calle, algunos limpian cristales de coche en los semáforos, otros los bolsillos de los más despistados. Por la noche se despojan de sus utensilios, los guardan con mimo y se acercan en fila hasta su compatriota, el trajeado. Entonces le entregan toda la calderilla recaudada y él les devuelve una mínima parte. Ellos, sin rechistar, se marchan a dormir hasta que unos manotazos les despierten para comenzar de nuevo.


4 comentarios:

  1. la triste realidad de la vida en palabras
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Revisión actual de Oliver Twist.
    Abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que no es un micro, es algo que pasa.

    ResponderEliminar
  4. En ese reparto estamos todos. Con la diferencia que a veces el Trajeado ni aparece.

    ResponderEliminar