martes, 14 de junio de 2016

En compañía

Esta historia se quedó fuera de 99x99 (microrrelatos a medida).


Nada más levantarse sale hacia el bar donde comenta los titulares del periódico mientras desayuna. Después se marcha a disfrutar con sus compañeros de valla cómo las grúas crean moles de viviendas de la nada. Al mediodía regresa al bar y toma algún tentempié mientras charla con otros clientes. Más tarde, sentado en la plaza, intenta arreglar el mundo hasta que vuelve resignado a la soledad hogareña. Cena una fruta y remolonea hasta que con un “hasta mañana” se despide de los extraños que le acompañan. Alguna vez su nuera, otras su hijo, las menos su nieto, le responden.

Os dejo el enlace a la editorial Baile del Sol donde puedes comprar mi nuevo libroPINCHA AQUÍ
En caso de que lo quieras dedicado, puedes ponerte en contacto conmigo y te lo haré llegar.

3 comentarios:

  1. Hermosa y a la vez dolorosa historia. Felicidades.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Esa abrumdora soledad en compañìa.

    ResponderEliminar
  3. Una dura realidad cada vez más frecuente. Y encima, con al cambio de ecosistema, ni las grúas es quedan para reunirse.

    ResponderEliminar