martes, 21 de julio de 2015

Donde se mata y se muere


Todas las noches despierta con las mismas imágenes incrustadas en su cabeza. Reptando, esquiva las balas hasta que consigue visualizar el objetivo. Entonces apunta y dispara varias veces sin titubear. Impasible ante los gritos que claman ayuda, tira por última vez, casi a quemarropa. Ese último fogonazo, que encierra horas de espera, minutos de riesgo y segundos de duda, le conduce hasta los premios, los informativos y la fama efímera. Pero nada compensa ese olor a sangre frita que ya siempre le acompañará, y aunque se repite que solo era un observador, revive llorando las imágenes de su cámara.

4 comentarios:

  1. Me ha traído a la cabeza la famosa imagen del chico desnutrido con el buitre. Y la triste historia que le acompaña. Para reflexionar sin duda.

    ResponderEliminar
  2. El cambio es la ley de la vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o presente definitivamente perder el futuro.

    ResponderEliminar
  3. Hola en la web de mi nick tienes un portal que acabamos de lanzar por si quieres publicar tus microcuentos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No es la falta de capacidad que debilita la vida, sino la voluntad suficiente para utilizar las capacidades existentes.
    continuar con el espíritu de alcanzar un sueño.

    ResponderEliminar