lunes, 31 de mayo de 2010

Pase de muleta


Camina con paso firme entre el gentío dispuesto para una nueva faena. Lleva la muleta apoyada en el brazo izquierdo y la vista fija en su objetivo, no hay duda toca puerta grande. Tras trastear unos instantes se va arrimando con gran temple hasta que siente el aliento de su oponente. Cuando cree tener todo controlado se decide a rematar la suerte, pero entonces una voz grave le sorprende: “Saca esa mano de ahí si no quieres que te la corte”. Tras dos pitidos una puerta salvadora se abre y sale raudo, con las orejas gachas, esquivando el embroque.

lunes, 24 de mayo de 2010

Desamores


Cualquier día explotará y cortará con esta mierda de vida. Ya no soporta más babas por la cara, no quiere seguir haciéndolo sin preservativo, y cada vez odia más ese nauseabundo olor a sudor, orines y perfume barato. Tumbada en la cama recibe las embestidas deseando terminar cuanto antes. En eso él también está de acuerdo así que en dos minutos todo ha acabado. Tras derramarse sobre ella le dice con desprecio: “Puedes largarte, he tenido suficiente”. Deseosa de perderle de vista cuanto antes se malviste corriendo, pero antes de salir se vuelve y dice: “En diez minutos cenamos”

lunes, 17 de mayo de 2010

La Cuerda de Dios


La mujer de la foto sonreía, y sin embargo su aspecto no podía ser más desolador. Fracturas, sangre y moretones se repartían equitativamente por su anatomía, y pese a ello una mueca alegre se dibujaba en su rostro. Llevaba años soportando aquel infierno, y aunque esta vez casi engrosa la lista de mujeres muertas a manos de sus parejas, era feliz.

Para comprender esta paradoja había que leer el texto que acompañaba a la foto: "Varón de 45 años agrede brutalmente a su esposa, y decide suicidarse una vez que la da por muerta".

Dios aprieta, pero no ahoga.

lunes, 10 de mayo de 2010

El cinéfilo


Pasaba horas y horas en aquel viejo cine. Daba igual si ese día tocaba estreno, sesión doble, continua o golfa, él amortizaba más que de sobra el dinero de la entrada. Los muchos años vividos allí habían conseguido que hasta la taquillera y el acomodador fueran ya para él como de la familia.

Podría haber sido el hombre más cinéfilo del mundo y sin embargo casi nunca había conseguido ver una película completa, es más había días que ni tan siquiera lograba sentarse en la butaca. De rodillas, y de espaldas a la pantalla, a tientas aliviaba necesidades urgentes.

lunes, 3 de mayo de 2010

Ataduras


A pesar de que los llantos y gemidos retumban por toda la estancia nadie parece escucharles. En sus caras se refleja la angustia ya que el sedante ha dejado de hacer efecto y ahora vuelven a sentir la opresión de las rígidas correas.

Aferrados a aquellas incómodas sillas, intentan rebelarse a pesar de que no tienen ninguna posibilidad de éxito. Después de más de una hora de suplicio les liberan de las ataduras para que puedan alimentarse. Tras ingerir aquel vomitivo puré, y aunque apenas pueden articular palabra, sus gemidos suplicantes se alzan en una sola voz: ¡Mamá, mamá!