viernes, 25 de junio de 2021

Charles-Henri Sanson

 


Charles-Henri Sanson

Su abuelo le enseñó cómo desollar a navaja, sin derramar una gota de sangre, los conejos que cazaban. De su madre aprendió a usar con destreza el cuchillo y de su padre los trucos para talar árboles de forma rápida y segura. Podría haberse ganado la vida como carnicero, sastre, peluquero o espadachín, pero sus ansias de gloria eran aún mayores. Su sueño era codearse con lo más granado del reino. Y así, corte a corte, tajo a tajo, fue escalando posiciones hasta conseguir el objetivo. Ahora, cada mañana es aclamado por los parisinos al verlo llegar a la plaza de la Revolución. Allí, entre redobles de tambor y vítores, se afana en pasar a la historia como el mejor guillotinador de Francia.


Con esta historia participo en el concurso #SueñosdeGloria, organizado por Zenda. 

1 comentario:

Lo que aquel verano me dejó

 Esta es mi segunda aportación al concurso de Zenda #elveranodemivida LO QUE AQUEL VERANO ME DEJÓ Tras muchas noches de nervios, apuntes su...