miércoles, 10 de octubre de 2018

Primerizos

Esta es mi contribución a la propuesta semanal de Los Viernes Creativos de "El Bic Naranja"

El bebé sigue llorando. La madre, primeriza, desconoce si son gases, sueño, hambre, algún dolor… Llevan poco juntos y aún no se han acoplado. Le da el pecho, masajea su tripita, lo acuna, intenta que eructe, le canta… Sin resultado. Lleva días en vela, pero no quiere pedir ayuda para que no la acusen de inútil. Entra en la bañera, y al apoyar al bebé en su pecho el niño cae rendido. Al calor del agua la madre también se duerme. El narrador, cansado de historias tristes, deja que sea la imaginación del lector la que finalice el relato.

3 comentarios:

  1. Ya lo dije en el otro lado, impresiona ese final y dejas que la mente piense terriblemente, además. Pero me ha encantado.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. La car e bebé muy amable no es, el agua igual no estaba tan tibia como parecía, y la madre tal vez más que dormirse se rindió :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Todos saben cómo acabar esta historia, pero nadie quiere decirlo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar