martes, 24 de enero de 2017

Al descuido

Camina firme entre el gentío, listo para una nueva faena. Apoya la muleta en el brazo izquierdo y fija la vista en su objetivo. Paso a paso se arrima con temple hasta su víctima, y cuando ya puede sentir su aliento estira el brazo para rematar la suerte. Es ahí cuando una voz grave le sorprende y le hace retroceder: “O sacas esa mano de ahí, o te la corto”. No son avisos como en los toros, sino unos pitidos, los que le permiten salir airoso. Sale raudo del vagón, haciéndose el despistado, y decide esperar una nueva oportunidad.


lunes, 16 de enero de 2017

Vertiginosos


Él subía empujado por la muchedumbre, ella bajaba desbocada para alcanzar el metro. Minutos después de chocar tomaban café, de dos sorbos, en una hamburguesería y en cuatro meses legalizaban con un sí quiero la llegada del primer niño. Hoy siguen corriendo. Debido a sus horarios solo hablan por teléfono, pero siempre algo ineludible les obliga a colgar. Ya en casa, en la poca intimidad robada a sus hijos pequeños, ella finge sus orgasmos para dormir cuanto antes, y él procura derramarse rápidamente para consultar su agenda. Prometieron amarse siempre, pero su “toda la vida” pasó a la carrera.


jueves, 5 de enero de 2017

Nota de adiós


En cuanto Luis se marchó, dolida por lo cobarde de su huida, Laura fue destrozando todos aquellos borradores de historias que él diseminaba por la casa. Después tiró los tres libros que él había escrito, los que disfrutaron juntos, y los que él había comprado. De la nevera arrancó sus notas de tareas pendientes y del cajón del dormitorio las dedicatorias de cumpleaños y aniversarios. Tras estar segura de haberse deshecho de todos los papeles que evocaban su recuerdo, se encerró en su despacho y abrazó en su pecho la nota en la que Luis se despedía para siempre.