jueves, 24 de noviembre de 2016

Repugnancia


Cuando el indigente le sale al paso solicitando ayuda, Javier se tapa la nariz, mira hacia otro lado y le insulta. En su vida solo cuenta esa oferta, que nunca llega, para ser un mandamás de la multinacional donde trabaja, acumular deportivos en su garaje y muchos ceros en su nómina. Ya en casa suelta la tableta y el iphone, se quita traje y corbata, e intenta eliminar la gomina y el rictus castigador. Después, al entrar en el salón, su mujer evita su mirada, mientras que sus hijos se tapan la nariz y le insultan en voz baja.


miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cadáver

En sus dientes agonizaba el último padrastro, cuando el luminoso anunció el siguiente tren. Recorrió cabizbajo el andén esquivando las miradas de los demás viajeros para ahuyentar la tentación de echarse atrás. Cuando el Cercanías asomó por el túnel, las risas y los gritos de unos niños le hicieron alzar mecánicamente la vista. Al verlos comprendió que ellos no se lo merecían. Ojeó los pellejos infectados de sus dedos y escupió el trozo de uña que reservaba para el final. Entonces dio marcha atrás y se largó. No era necesario saltar; hacía tiempo que la vida le había arrollado.


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Liturgias


Cogidos de la mano, y arreglados con sus mejores galas, el matrimonio se dirige presuroso a cumplir sus obligaciones dominicales con el Señor. En la iglesia siempre son los primeros en comulgar, los últimos en marcharse. Pero el verdadero culto comienza al llegar a casa, cuando tras cruzar la puerta él reparte la primera hostia, y sin necesidad de consagración ni sermones imparte su fe con puñetazos, patadas e insultos. Al finalizar su particular ceremonia, expone su homilía sobre cómo evitar los pecados terrenales, mientras que ella, con la cara hinchada y la estima pisoteada, suplica arrodillada su perdón.

martes, 1 de noviembre de 2016

Día de difuntos


Diana, Davinia, Débora, Delia, Dulce, Dora, Dafne, Dánae, Doris, Dalmira. Diez dulces damiselas doblan durante días. 

Dong. Delirante desfile de difuntos descreídos de Dios: duendes demoníacos, diputados drogadictos, dictadores dialogantes, demócratas decepcionados. 

Dong, dong. Danza desafiante de dentistas desdentados, delincuentes dadivosos, demagogos depresivos, defraudadores desafortunados. 

Dong, dong, dong. Decorado dantesco desparramado de dandis desabrigados, decoradores desaliñados, discotequeros deprimidos, dulzaineros desafinados. 

Dong, dong, dong, dong. Deambular diario de delineantes derrumbados, daltónicos decolorados, despojos deiformes, deportistas derrotados, 

Dong, dong, dong, dong, dong. Domingo decrépito: derroche de duelo, desdicha, degradación. 

Dong, dong, dong, dong, dong, dong. Domingo de difuntos, domingo de dolor.