martes, 21 de enero de 2014

Musas familiares


Todas las mañanas sale a la calle buscando historias inspiradoras. Primero visita el bar de su amante y escucha las conversaciones de los otros clientes. Después sube al metro y observa el comportamiento del resto de viajeros. Para acabar se acerca a la oficina del Inem y escruta la desesperación de los que allí aguardan. Casi todos los días regresa desesperado, sin ideas aprovechables para sus microrrelatos. Mientras tanto su hija de quince años chatea con un cincuentón; su hijo esnifa unas rayas para salir de fiesta, y su mujer aliña la comida entre lingotazos de anís y antidepresivos.


viernes, 3 de enero de 2014

Sinsentido

Su vida era feliz hasta que en casa empezaron a aparecer, para quedarse, palabras que jamás había escuchado antes. La primera fue bancarrota. Después vino otra que tampoco entendía, pero empezó a sentir; era desahucio. La tercera le agujereó para siempre su existencia; era suicidio. Después llegaron deudas, Hacienda, y un número que ni tan siquiera sabía escribir, pero se repetía alrededor suyo de forma machacona: 18000 euros. Hoy, con solo seis años, su vida se compone de palabras sin sentido, una madre desquiciada y decenas de cartas repitiendo el galimatías: “heredero de distintas cuentas pendientes con el Estado…”