jueves, 25 de octubre de 2012

Mimo

(La foto está tomada en la Plaza Mayor)


Daniela aplaudió emocionada al terminar Bob Esponja su espectáculo. A partir de ese momento el mimo aprovechaba las súplicas de los niños para vender a sus mamás un globo con el muñeco pintado. La niña se acercó y cuando Bob vio su rostro ilusionado le regaló uno. Daniela se marchó feliz al igual que la madre que, acuciada por la situación económica que vivía la familia, agradeció en silencio el detalle. En la plaza Manuel se cambió de ropa a toda prisa para llegar cuanto antes a casa. Sabía que al menos hoy, sí encontraría allí algo de felicidad.



viernes, 19 de octubre de 2012

Hablando de la patria


Esto es lo que me ha inspirado esta semana el concurso "Cuenta 140 (Tema: La patria)". Esta vez ninguno de los tres microrrelatos envidados ha llegado a ser finalista. ¿Os gusta alguno de los tres, o no hay por dónde cogerlos?


"Dejó de creer en su patria, y desertó, cuando comprendió que las banderas tenían distintos colores, pero el del dinero siempre era el mismo."


"Algo extraño ocurría cada vez que ellos nombraban la palabra patria. A la vez que sus bolsillos engordaban, nuestros estómagos se encogían." 


"Al preguntarle si amaba a su patria prefirió no mentir. Sabía que las balas del pelotón jamás romperían el vínculo con su mujer y su hijo."


lunes, 15 de octubre de 2012

Amor a primera vista

Parece que el buen tiempo va abandonando Madrid y la musa, o muso, que muy de vez en cuando me acompaña, espero que haya dejado de tomar cañas. Mientras compruebo si vuelve o no, os dejo con un microrrelato que escribí hace medio año y que tenía aparcado en el archivo de las historias que no me terminan de llenar.


Amor a primera vista
Acababa de entrar cuando, tras atravesar varias salas, vio a la mujer de sus sueños. Se hizo el remolón, pasó de largo, y tomó una posición discreta para observarla sin ser visto. Embelesado por su belleza fue acercándose y cuando casi podía tocarla sacó un cúter: “Mía o de nadie” dicen que exclamó. Casi al instante los vigilantes, alertados por los gritos, le retuvieron. Hoy, semanas después, ya no queda ningún rastro de los cortes que rodeaban el cuerpo de la víctima. Si quieres verla la encontrarás, más hermosa que nunca, luciendo en sus 77x53 cm todo su magnetismo.

P.D. El título original del microrrelato era "Amor en el museo", pero gracias a la recomendación de Miguelángel Flores he decidido cambiarlo por este otro que él me ofreció. Muchas gracias.




martes, 2 de octubre de 2012

Amores que matan


Desde hace unos días se ha vuelto un habitual en la tasca del pueblo, donde apura copa tras copa hasta emborracharse. Allí ante la incredulidad de unos, y las babas de otros, cuenta cómo una jovencita, treinta años más joven, le está haciendo sentirse hombre de nuevo. 
Al llegar a casa su mujer, que prefiere hacer como que no sabe nada, le espera con la cena caliente y la muda de mañana. En el cuarto que hay al final del pasillo su hija mastica el odio acumulado y cuenta los minutos que faltan para arrancarle de cuajo el corazón.