lunes, 30 de abril de 2012

Microrrelatos ganadores del concurso "En 99 palabras"

 

ALICIA (Ganador del concurso)
Autor: Santiago Eximeno.

Este es mi regalo, abuelo. Ábrelo. Deja que te ayude si no puedes. ¿A que es bonito? Un pequeño cuaderno de princesas con cien hojas de colores. Mira, puedes arrancarlas, así. ¿Lo ves? En cada hoja he escrito una palabra. Cama, mesa, silla, armario, lámpara, espejo, baño. Todo lo que tienes aquí, en tu cuarto, en la residencia. Mira, las hojas son adhesivas. Ahora te ayudaré a pegarlas todas. Todas menos una, la que he prendido a mi vestido nuevo. Mira, he escrito en ella Alicia. Así no tendrás que improvisar más excusas cuando no logres recordar mi nombre.




La sirena (Segundo puesto)
Autora: Fortunata Pérez de la Ossa


Al atardecer, iba a pescar con mi padre. Caminábamos hasta una zona de rocas, él  arriba, y yo  abajo. Me gustaba ver los círculos concéntricos en el agua y las sombras de los peces nadando. 
Fue una noche  de luna nueva; un pez volador emergió del mar agitando las alas, cientos de gotas se esparcieron por el aire, de ellas brotaron mariposas doradas que subieron hasta el cielo. Quise volar tras ellas.
Esa noche mi padre me llevó en brazos envuelta en una manta. 
—Mirad, traigo una sirena —dijo.
Y fue verdad, nunca más supe caminar sobre la tierra.




La presa (Tercer puesto)
Autor: Miguelángel Flores

Al principio siempre se lo toman a broma, y cuando ven que va en serio, ya no pueden hacer nada. Mi madre los trata muy bien y, mientras beben, les habla con mucho cariño. Nosotros, debajo de la mesa, no aguantamos la risa cuando se empiezan a quedar como tontos. Y les pellizcamos las piernas al ver que ya no pueden moverlas. Me gustan esos días, son divertidos. Me chiflan sus caras cuando despiertan, y quemar la ropa. Pero, sobre todo, que mamá nos guarde a los más pequeños las orejas, y que las fría mucho para que crujan.



La intimidad correcta (Cuarto puesto)
Autor: Manuel Rebollar Barro

Esperas  a que se haga más de noche, ya sabes cómo es el vecindario y lo que dirían si te vieran salir a estas horas. Ya está,  es el momento, ya no hay luces que puedan delatarte. Aprovechas la oscuridad y avanzas por el callejón hasta llegar al garito que, oculto, te espera. Saludas al portero, entras y  vas al baño de caballeros. Cierras con pestillo. Ahí está. Notas la excitación, palpas el bulto de tu pantalón. Lo sacas, le quitas el capuchón y gimes de placer cuando, sobre la puerta, marcas con bolígrafo rojo las faltas de ortografía.



El pozo del deseo  (Quinto puesto compartido)
Autor:  Javier Ximens 

      Sacar el cuerpo del pozo le costaría poco esfuerzo. En silencio oprimido, el viejo Tiburcio tejió una red con atillos de esparto, como la que hacía para resguardar en el redil a las indefensas ovejas del ataque de los lobos despiadados. En presencia del señor Juez, de la Guardia Civil y de su joven mujer —que con lágrimas deshilachadas y manos trémulas estrujaba el mandil en un rincón del patio—, colocó el aparejo alrededor del cadáver del señorito Andrés, que flotaba en el agua. Enhebrada la cuerda a la polea, lo extrajo.
      Arrojarlo le había costado mucho más. 




Oleaje (Quinto puesto compartido)
Autor: Agustín Martínez Valderrama


La  mar va y viene, viene y va, como el coño de la Bernarda. La mar, la puta mar, se contonea y gime como el fuelle oxidado de un viejo colchón. Luis toca el piano desnudo frente a la ventana y espera que una ola iracunda, salvaje, lo engulla y arrastre al fondo. Pégate un tiro o vete a vivir a un camping, dice la canción. Pero Luis nunca fue hombre de mar, de dormir al raso. Hay, ya se dijo, mares que vienen y van, mujeres que lloran, coños que huelen a salitre, pianistas que flotan. Y así.


Todos los dibujos están realizados por Juanlu. Aquí tenéis el enlace a su blog para los que no le conozcáis.


viernes, 27 de abril de 2012

Sin conexión



Acabó de cenar, y nada más sentarse en el sofá comenzó todo. Primero falló la conexión a Internet y después la pantalla de su portátil se quedó negra. Quiso encender la televisión pero las pilas del mando habían dicho basta. Repasó los libros de su biblioteca y vio que ya los había leído todos. Se fue al dormitorio y buscó como un poseso la radio pero no apareció. Fue entonces cuando le entró el pánico: ¿qué haría ahora? Entró aterrado al salón, se sentó y con una voz apenas audible dijo: “¿Qué tal te ha ido el día cariño?


P.D. La foto está tomada junto a la Plaza del Conde de Miranda (Madrid)

jueves, 19 de abril de 2012

Para siempre


Alicia nunca ha podido olvidar aquella mañana cuando, tras escuchar casualmente una conversación telefónica de su prometido, decidió que nadie se casaría con ella por pena y rompió con todo. Con el tiempo supo que Julio se casó y tuvo tres hijos, pero ella nunca encontró quien le hiciera reír y llorar sin motivo aparente. Su corazón permaneció seco hasta que la semana pasada el teléfono sonó y Alicia, tras escuchar aquella voz, se estremeció y rompió a llorar. Hoy, de nuevo juntos, saben que si para Gardel veinte años no son nada, para ellos sesenta son una minucia.

jueves, 12 de abril de 2012

Suplicante


En el colegio el profesor fue incapaz de aprenderse su nombre. Trabajaba de funcionario en un despacho que no visitaba nadie y realizaba unas tareas que nunca supo para qué servían. No se casó, no tuvo hijos, ni amistades con las que amenizar sus muchos ratos libres. Un día decidió no declarar más a Hacienda; después dejó de pagar luz, agua, teléfono, gas,… No pasó nada. Una tarde su paciencia se desbordó, salió a la calle y soltó un grito desgarrador: “¡Estoy aquí!” Al instante escuchó un trueno. No pudo completar su sonrisa: un rayo le partió en dos.

P.D. En esta ocasión la fotografía que acompaña al microrrelato no es mía, está tomada de Internet.

lunes, 9 de abril de 2012

Primer Concurso "En 99 palabras": comienzan las votaciones


¡Al fin, llegó el momento! Después de estos días en los que habéis estado mandando vuestros microrrelatos para el concurso, hoy comienza la segunda fase. Hasta ahora para mí el concurso ha sido todo un éxito, no solo por la cantidad de premios que se han ido acumulando para los ganadores sino por el número de micros recibidos así que espero que esta segunda parte en la que os toca votar siga por el mismo camino. 

Debido a que el número de microrrelatos recibidos ha sido mayor del esperado, he decidido que en vez de 12 días sean 21 loas que tengáis para leer los micros y votar, es decir, tenéis hasta el 29 de abril para mandar vuestros votos a: en99palabras@gmail.com. Os recuerdo que tenéis que hacerlo a los cinco mejores de forma que a vuestro micro favorito le deis 5 puntos, al segundo 4 ptos, al tercero 3 puntos, al cuarto 2 ptos y al quinto 1 punto.

En total son 150 microrrelatos los que forman parte del concurso, por lo que en mi opinión lo ideal será ir eliminado en una primera lectura aquellos que seguro no son de tu agrado, para quedarte con un número más reducido y ahí ir haciendo nuevas cribas. Aunque lógicamente esto queda a criterio de cada uno. Pues nada, a lo largo de la tarde os iré mandando un correo a todos los participantes en el que tendréis todos los micros recibidos, numerados según orden de llegada, y después en el blog del concurso iré publicando durante esta semana todos los micros para que aquellos que no hayan participado en el concurso puedan disfrutar de ellos.