lunes, 26 de abril de 2010

Somos novios


Se besaron, apuraron sus copas y agarrados de la mano se sentaron a escuchar su canción favorita. La aguja acariciaba los surcos y la música invadía el salón: "Somos novios pues los dos sentimos mutuo amor profundo ...". Volvieron a mirarse y sonrieron, estaba escrita para ellos: "Somos novios mantenemos un cariño limpio y puro ...".

La copa de Isabel cayó a la alfombra y al instante la de Carlos tuvo el mismo destino. Después de cincuenta años juntos habían encontrado la unión eterna: "Para darnos el más dulce de los besos ... Sin hacer mas comentarios, somos novios".

lunes, 19 de abril de 2010

Guiños macabros


Ajeno al exterior, acurrucado con su vieja manta, procura conciliar el sueño en tres metros cuadrados, suficientes para no dormir al raso. Allí sólo le molesta algún trasnochador necesitado de más dinero; por eso no le extrañó cuando aquellos chicos le pidieron que abriera.

Al correr el pestillo se abalanzan sobre él y le llueven los golpes e insultos. Enseguida descubre los guiños macabros de la vida. Su sueño infantil de ser bombero, se cruza con el de su padre, deseoso de que trabajara con él en la gasolinera, cuando aquel líquido le moja y la cerilla se enciende.

lunes, 12 de abril de 2010

Caprichoso azar



-¡Inútil! ¡Imbécil! ¿Para qué sirves?
María soporta indiferente el chaparrón: hace tiempo que su corazón está frío y ya nada le afecta. Quizás, por una vez, él tiene razón y es que Manuel no le perdona que haya lavado los pantalones en los que llevaba ese décimo que habría cambiado su vida.

-¡Esta ha sido la última! ¡No vuelves a verme!
Tras el portazo un silencio sepulcral se adueña de la casa. María arroja al suelo el décimo lavado y saca otro de su bata. Abre el periódico y esboza una sonrisa que se convierte en una ruidosa carcajada.

lunes, 5 de abril de 2010

Gran Vía


1306 metros de edificios históricos, glamour, neones y atascos.
Chicote, Telefónica, Schweppes, Metrópolis, Grassy. Tiendas legendarias, hoteles, bares, joyerías, carteles de rebajas.
Cines en retirada, teatros musicales emulando un Broadway cada vez más lejano.
Limpiabotas nostálgicos de tiempos mejores, heavies sin Madrid-Rock, chinos noctámbulos vendiendo cervezas y tallarines.
Chaperos camelando a clientes carrozones, prostitutas esperando el sexo de los trasnochadores.
Drogatas, buscavidas, carteristas, descuideros.
Alcohólicos de don Simón, borrachos de garrafón.
Indigentes postizos, pobres de solemnidad.
Estudiantes, cereros, trabajadores.
Oriundos, forasteros, todos madrileños.
Escaparate e historia viva de Madrid. Cien años a tus espaldas y más viva que nunca.